Lun. Ene 10th, 2022
    Obras del dadaismo literario

    ubu imperator

    «Dada no significa nada.. Leemos en los periódicos que los negros de la raza Kroo llaman a la cola de la vaca sagrada: dada. Un cubo, y una madre, en ciertas regiones de Italia, se llaman: Dada. También es la palabra para un caballo de pasatiempo, una enfermera para niños, una doble afirmación en ruso y rumano: Dada». 4 de 10

    «Surgen palabras, hombros de palabras, piernas, brazos, manos de palabras. Au, oi, uh. No hay que dejar salir demasiadas palabras. Una línea de poesía es una oportunidad para deshacerse de toda la suciedad que se aferra a este lenguaje maldito, como si lo hubieran puesto las manos de los corredores de bolsa, manos desgastadas por las monedas. Quiero la palabra donde termina y empieza. Dada es el corazón de las palabras». 6 de 10

    El manifiesto de Hugo Ball «Intentamos la perfección; queríamos que un objeto no tuviera defectos, así que cortamos los papeles con una navaja, los pegamos meticulosamente, pero se dobló y se estropeó… por eso decidimos romper el papel prearrugado, para que en la obra de arte acabada la imperfección fuera parte integrante, como si al nacer la muerte estuviera incorporada.» 7 de 10

    rayo de hombre

    En el cabaret se utilizaba la palabra hablada, la danza y la música. Las veladas eran a menudo eventos estridentes con artistas que experimentaban con nuevas formas de actuación, como la poesía sonora y la poesía simultánea. Como reflejo de la vorágine de la Primera Guerra Mundial, el arte que se exhibía era a menudo caótico y brutal. Al menos en una ocasión, el público atacó el escenario del cabaret. Aunque el cabaret iba a ser la cuna del movimiento dadaísta, por él pasaron artistas de todos los sectores de la vanguardia, incluido Marinetti, del futurismo. El cabaret exhibió a artistas radicalmente experimentales, muchos de los cuales llegaron a cambiar la cara de sus disciplinas artísticas; entre los artistas destacados se encontraban Wassily Kandinsky, Paul Klee, Giorgio de Chirico, Sophie Taeuber-Arp y Max Ernst.

    El 28 de julio de 1916, Ball leyó el Manifiesto Dadá[5]. En junio, Ball también había publicado una revista con el mismo nombre. En ella aparecían trabajos de artistas como el poeta Guillaume Apollinaire y tenía una portada diseñada por Arp.

    Tras el cambio de milenio, el edificio que había albergado el Cabaret Voltaire en 1916 se deterioró, y en el invierno de 2001/2002 un grupo de artistas que se autodenominaban neodadaístas, organizados por Mark Divo, ocuparon el edificio para protestar por su cierre previsto[6].

    el dadaísmo en la literatura pdf

    Tristan Tzara (francés:  [tʁistɑ̃ dzaʁa]; rumano:  [trisˈtan ˈt͡sara]; nacido Samuel o Samy Rosenstock, también conocido como S. Samyro; 28 de abril [O.S. 16 de abril] de 1896[1] – 25 de diciembre de 1963) fue un poeta, ensayista y artista de performance rumano y francés de vanguardia. También trabajó como periodista, dramaturgo, crítico literario y de arte, compositor y director de cine, y fue conocido sobre todo por ser uno de los fundadores y figuras centrales del movimiento antisistema Dadá. Bajo la influencia de Adrian Maniu, el adolescente Tzara se interesó por el simbolismo y cofundó la revista Simbolul con Ion Vinea (con quien también escribió poesía experimental) y el pintor Marcel Janco. Durante la Primera Guerra Mundial, tras colaborar brevemente en Chemarea, de Vinea, se unió a Janco en Suiza. Allí, los espectáculos de Tzara en el Cabaret Voltaire y en el Zunfthaus zur Waag, así como su poesía y sus manifiestos artísticos, se convirtieron en una característica principal del primer dadaísmo. Su obra representaba el lado nihilista de Dadá, en contraste con el enfoque más moderado favorecido por Hugo Ball.

    pies al sol

    El neodada fue un movimiento con manifestaciones auditivas, visuales y literarias que guardaba similitudes de método o intención con las obras de arte dadaístas anteriores. Trataba de cerrar la brecha entre el arte y la vida cotidiana, y era una combinación de juego, iconoclasia y apropiación[1] En Estados Unidos, el término fue popularizado por Barbara Rose en la década de 1960 y se refiere principalmente, aunque no exclusivamente, a las obras creadas en esa década y en la anterior. El movimiento también tuvo una dimensión internacional, sobre todo en Japón y en Europa, y sirvió de base para Fluxus, el Pop Art y el Nouveau réalisme[2].

    El neodadá se caracteriza por el uso de materiales modernos, la imaginería popular y el contraste absurdo. Fue una reacción al emocionalismo personal del Expresionismo Abstracto y, tomando como ejemplo la práctica de Marcel Duchamp y Kurt Schwitters, negó los conceptos tradicionales de la estética[3].

    El interés por el dadaísmo siguió la estela de las publicaciones documentales, como The Dada Painters and Poets (1951) de Robert Motherwell[4] y las publicaciones en alemán de 1957 y posteriores, a las que contribuyeron algunos antiguos dadaístas[5]. Sin embargo, varios de los dadaístas originales denunciaron la etiqueta neodadá, especialmente en sus manifestaciones en Estados Unidos, alegando que el trabajo era derivado en lugar de hacer nuevos descubrimientos; que el placer estético se encontraba en lo que originalmente eran protestas contra los conceptos estéticos burgueses; y porque alentaba el comercialismo[6].

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad