Vie. Ene 21st, 2022
    Reproduccion de los delfines

    delfín manchado del atlántico

    Los delfines de Commerson se encuentran principalmente en las aguas costeras del suroeste del Océano Atlántico, cerca de la Patagonia, Tierra del Fuego, el Cabo de Hornos y las Islas Malvinas. Es más común verlos a lo largo de la costa oriental de Sudamérica entre los 41˚30′ S y los 55˚ S de latitud, aunque se han encontrado tan al norte como los 31˚ S de latitud en algunas áreas.

    También hay una población disjunta de delfines de Commerson en el sur del océano Índico, cerca de la isla de Kerguelen. En esta zona, se encuentran entre los 48˚30′ de latitud S y los 49˚45′ de latitud S y son más comunes alrededor del Golfo de Morbihan y alrededor de la isla Heard. Es el único cetáceo común en estas aguas costeras. («The Commerson’s Dolphin Story», 2004; «The Ocean Biogeographic Information System», 2009; «Whales, Dolphins, and Other Marine Mammals of The World», 2006; Goodall, et al., 1988; Goodall, 1994; Leatherwood and Reeves, 1983)

    Los delfines de Commerson son mayoritariamente blancos y tienen la cara y el cuerpo marcados en negro. Este patrón blanco y negro varía con la ubicación geográfica, así como con la edad y el sexo. Estos colores son más apagados en las aguas costeras. El color negro de la cabeza se extiende por detrás del espiráculo y por los lados del cuerpo, incluidas las aletas. El color negro también cubre la aleta dorsal y se extiende hacia atrás para rodear la cola por detrás del ano y las aletas. El color negro del pecho termina en una punta orientada hacia atrás. Las grandes manchas genitales negras son ovaladas o en forma de corazón, con el extremo estrecho apuntando hacia atrás en los machos. En las hembras el extremo estrecho es anterior, y puede o no incluir «orejas» fuera de las hendiduras mamarias. La garganta es generalmente blanca, al igual que el resto del cuerpo. Los individuos pueden ser reconocidos por la forma variable del «pico de viuda» negro detrás del espiráculo, así como por la pigmentación en el lado de la cola. Las crías nacen de color gris oscuro y negro con pliegues verticales como resultado del plegado fetal. Estos pliegues desaparecen al cabo de una semana, y las partes grises oscuras se vuelven más pálidas en los primeros meses y blancas al cabo de 4 a 6 meses. («Whale Watcher», 2006; Goodall, et al., 1988)

    delfín moteado pantropical

    Tanto si es un aficionado ocasional a los delfines como un estudioso serio del mundo natural que se siente cautivado por estos juguetones mamíferos marinos, no cabe duda de que le encantarán sus payasadas y su evidente inteligencia. Si alguna vez se ha preguntado cómo se aparean los delfines, es natural: después de todo, son criaturas muy sociales que muestran una gran creatividad y diferencias individuales en otros aspectos de su vida, así que ¿por qué iban a ser diferentes sus hábitos de apareamiento? Se dice que esta especie cognitivamente avanzada se aparea con fines que van más allá de la procreación; a continuación se ofrece un breve resumen de los rituales de cortejo y apareamiento de los delfines mulares.

    Los delfines no son animales monógamos y no suelen aparearse de por vida. Los delfines mulares del Atlántico viven en lo que se denomina sociedades de fisión-fusión, en las que las manadas cambian constantemente de tamaño y número. Algunos creen que los vínculos entre los machos son los más fuertes y duraderos en las sociedades de delfines mulares. Las hembras, en cambio, tienden a mantener vínculos débiles o moderados con otras hembras, más complejos y menos estables en el tiempo.

    delfín de río

    Los delfines de río son un grupo polifilético de mamíferos totalmente acuáticos que residen exclusivamente en agua dulce o salobre. Son una agrupación informal de delfines, que a su vez es un grupo parafilético dentro del infraorden Cetacea. Los delfines de río existentes se ubican en dos superfamilias, Platanistoidea e Inioidea. Comprenden las familias existentes Platanistidae (los delfines de la India) (familia del Viejo Mundo), Iniidae (los delfines del Amazonas) y Pontoporiidae (los delfines de aguas salobres) (familias del Nuevo Mundo). Existen cinco especies de delfines de río. Los delfines de río, junto con otros cetáceos, pertenecen al clado Artiodactyla, con ungulados de dedos pares, y sus parientes vivos más cercanos los hipopótamos, de los que divergieron hace unos 40 millones de años. Los tipos específicos de delfines pueden ser de color rosa[1].

    Los delfines de río son relativamente pequeños en comparación con otros delfines, ya que han evolucionado para sobrevivir en aguas cálidas y poco profundas y en fuertes corrientes fluviales. Su tamaño varía desde el delfín de río del sur de Asia, de 1,5 m de longitud, hasta el delfín de río del Amazonas, de 2,4 m y 100 kg de peso. Varias especies presentan dimorfismo sexual, ya que los machos son más grandes que las hembras. Tienen cuerpos aerodinámicos y dos extremidades modificadas en forma de aletas. Los delfines de río utilizan sus dientes cónicos y sus largos picos para capturar presas que se mueven rápidamente en aguas turbias. Tienen un oído bien desarrollado que está adaptado tanto al aire como al agua; no dependen realmente de la visión, ya que el agua en la que nadan suele ser muy turbia. Estas especies están bien adaptadas a vivir en aguas cálidas y poco profundas y, a diferencia de otros cetáceos, tienen poca o ninguna grasa.

    orca

    Los hábitos reproductivos de los delfines no se definen exclusivamente por la necesidad de perpetuar la especie. Al igual que los humanos, estos cetáceos se aparean por placer con individuos del sexo opuesto, del mismo género o incluso de una especie diferente a la suya, por lo que hablar de hábitos reproductivos en términos estrictos no se aplica a los delfines. Algunos investigadores piensan que su sexualidad recreativa tiene fines sociales.

    Cuando se aparean con la intención de tener descendencia, sus hábitos son variados. La edad de madurez sexual depende de la región geográfica en la que habitan, del género y de la especie, pero la mayoría de los delfines alcanzan la madurez sexual entre los cinco y los ocho años de edad. Los machos tardan más y pueden ser sexualmente maduros a los 11 años. En ocasiones, comienzan a tener contacto sexual antes de poder reproducirse.

    Antes de la cópula, deben darse las condiciones necesarias para que se produzca. A veces la madurez sexual no es relevante, pero sí lo es la receptividad de las hembras. La temporada de apareamiento de los delfines mulares y de otras especies dura todo el año, aunque en algunas zonas del mundo puede haber más contacto sexual durante los meses de primavera y otoño.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad