Vie. Ene 7th, 2022
    Comunicacion entre humanos y animales

    El lenguaje humano frente a la comunicación animal pdf

    La comunicación entre humanos y animales puede observarse en la vida cotidiana. Las interacciones entre las mascotas y sus dueños, por ejemplo, reflejan una forma de diálogo hablado, aunque no necesariamente verbal. Un perro al que se regaña es capaz de captar el mensaje interpretando señales como la postura del dueño, el tono de voz y el lenguaje corporal. Esta comunicación es bidireccional, ya que los dueños pueden aprender a discernir las sutiles diferencias entre los ladridos y los maullidos, y hay una clara diferencia entre el ladrido de un perro enfadado que defiende su casa y el ladrido alegre del mismo animal mientras juega. La comunicación (a menudo no verbal) también es importante en actividades ecuestres como la doma.

    Un estudio científico ha descubierto que 30 especies de aves y 29 de mamíferos comparten el mismo patrón de tono y velocidad en los mensajes básicos, por lo que los humanos y esas 59 especies pueden entenderse cuando expresan «agresión, hostilidad, apaciguamiento, acercamiento, sumisión y miedo»[1][2].

    Los loros son capaces de utilizar las palabras de forma significativa en tareas lingüísticas[3]. En concreto, el loro gris Alex aprendió cien palabras[4] y, tras el entrenamiento, utilizó palabras en inglés para responder correctamente a preguntas sobre colores, formas, tamaños y números en un 80% de las ocasiones[5].

    Diferencia entre la comunicación humana y la animal

    Todos los animales utilizan alguna forma de comunicación, aunque algunas de ellas son más complejas que otras. El lenguaje animal es cualquier forma de comunicación que muestra similitudes con el lenguaje humano; sin embargo, hay diferencias significativas. Algunos animales utilizan signos, señales o sonidos para comunicarse. Los chimpancés y los babuinos suelen utilizar lexigramas, o figuras y símbolos que representan palabras, mientras que animales como los pájaros y las ballenas utilizan el canto para comunicarse entre sí. Las abejas utilizan complejas «danzas» para transmitir información sobre su ubicación. Otros animales utilizan olores o movimientos corporales para comunicarse.

    La comunicación, tanto en los animales como en los humanos, consiste en señales. Las señales son sonidos o gestos que tienen algún significado para quienes los utilizan. El significado suele ser evidente en función del contexto: por ejemplo, muchos animales rugen, gruñen o gimen en respuesta a amenazas de peligro; del mismo modo, los humanos pueden agitar los brazos o gritar en caso de que haya algo peligroso. En estas situaciones, las señales están pensadas para que los demás miembros de la especie sepan que algo va mal y que el animal o el ser humano necesitan ayuda.

    Investigación sobre la comunicación entre humanos y animales

    En su breve y muy entretenido vídeo, Cole resume décadas de investigación encaminada a enseñar a los simios el lenguaje humano, todo lo cual, hemos de entender, quedó en nada. Pero lo que el vídeo nos muestra en realidad es lo poco que entiende el ciudadano medio (y muchos científicos) sobre el lenguaje. En un momento dado, Cole le dice a su perro que se siente, y el perro se sienta. Esto, nos dice, no es una prueba de que el perro sepa inglés.

    El comportamiento del perro nos demuestra que es capaz de entender el simple concepto de sentarse, que es capaz de distinguir la señal verbal «sit» de otras señales verbales y que es capaz de conectar ambas. Esto no es ciencia espacial, no es magia y no es antropomorfismo. Es simplemente la forma en que funciona el aprendizaje de las palabras.

    En estudios realizados en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania), se enseñó a un border collie llamado Rico el significado de 200 palabras. Incluso podía utilizar el proceso de eliminación para averiguar palabras desconocidas: si ya conocía la palabra «pelota», y su entrenador le mostraba una pelota y un palo y le decía que cogiera el «palo», traía el palo. Podía recordar palabras nuevas incluso después de un mes sin escucharlas.

    Ensayo sobre la comunicación entre humanos y animales

    ResumenEl capítulo 2 hace una pausa en la consideración de los robots para explorar la comunicación entre humanos y animales, ya que los animales no humanos son una parte importante de la vida de muchas personas, actuando para algunos no sólo como compañeros, sino también como compañeros de trabajo. La comunicación entre humanos y animales se describe de diversas formas, a menudo idealizadas, en la ficción, pero en situaciones de la vida real un análisis de la comunicación entre humanos y perros demuestra la importancia de prestar atención a los signos no verbales más pequeños durante períodos de comunicación dinámica. Este capítulo pone de relieve las posibilidades que tienen los humanos y los animales, en particular los perros, de trabajar juntos en equipo, empleando sus habilidades específicas para que el equipo pueda realizar tareas que ni el humano ni el perro podrían completar solos. Al final del capítulo se hace una breve valoración del diseño y desarrollo de robots de tipo animal.Palabras claveComunicación no verbal Lenguaje humano Especies de compañía Signos no verbales Rastro de olor

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad