Qué esperar después de que una gata dé a luz

TopCausas de los problemas de comportamiento maternal en los gatosHay muchas causas distintas de los problemas de comportamiento maternal en los gatos. Recientemente, los investigadores han determinado que ciertos genes controlan algunos tipos de comportamiento maternal en los gatos. En ausencia o presencia de un gen asociado a la maternidad defectuoso, las gatas madre pueden no tener el instinto natural necesario para amamantar a su camada.

Los cambios hormonales también son responsables de los problemas de comportamiento maternal. El desequilibrio hormonal puede hacer que una gata experimente un falso embarazo en el que mostrará síntomas de tener gatitos, incluyendo síntomas de parto como contracciones, pero no estará embarazada.

El estrés también puede ser una causa de problemas. Si una gata madre se ve amenazada por otros gatos, personas, ruidos excesivos u otras situaciones estresantes, puede abandonar a sus gatitos o desarrollar tendencias agresivas hacia ellos. Las madres primerizas también pueden ser más propensas a los problemas de comportamiento.TopDiagnóstico de los problemas de comportamiento materno en los gatosIdentificar la presencia de problemas de comportamiento material en su gata será una tarea de observación fácil. Cuando se trata del diagnóstico, el enfoque principal del veterinario será determinar la causa subyacente del comportamiento anormal.

Gata madre enferma amamantando

Si se piensa en las gatas en libertad y en la cantidad de gatos asilvestrados que hay, puede ser fácil pensar que las gatas no necesitan la intervención humana cuando se preparan para dar a luz o acaban de hacerlo. Aunque es cierto que la madre naturaleza suele tomar el control y las gatas están bien por sí mismas, si tienes una gata de compañía que ha dado a luz, vigila el comportamiento de la gata madre hacia sus gatitos y su salud general, para asegurarte de que todo está bien como debería.

La mayoría de las veces, la gata madre cuidará instintivamente de sus gatitos. Los gatos son mamíferos y el impulso de cuidar a las crías es muy fuerte en la mayoría de los mamíferos, y el instinto se impone en este proceso normal. Sin embargo, hay algunos problemas nutricionales que pueden hacer que una gata madre actúe de forma extraña después de dar a luz.

Una característica común a las gatas madre es que suelen mover mucho a sus gatitos en los días inmediatos al parto. El sitio web Kitten Care dice que las gatas madre moverán a sus gatitos si hay demasiada luz en el lugar donde se encuentran, o si la gata madre no se siente segura por cualquier motivo. La temperatura también es una preocupación para las gatas madre. El sitio web también dice que las gatas que son madres por primera vez están más ansiosas que las madres gatas más experimentadas y que las madres jóvenes pueden mover a sus gatitos con más frecuencia.

Por qué mi gata maúlla después de dar a luz

Las gatas madre (a menudo llamadas reinas) buscan espacios acogedores y tranquilos para dar a luz. Si su gata está embarazada, puede ayudarla a crear esta zona proporcionándole una caja forrada con una toalla en una habitación tranquila y oscura. En cuanto nacen los gatitos, la mamá los lame para quitarles las bolsas amnióticas de la cara y el cuerpo. También se tomará unos momentos para masticar los cordones umbilicales y comerse las placentas. Este es un comportamiento completamente normal.

Los felinos prefieren la privacidad cuando dan a luz. Tu gata sabe lo que tiene que hacer. Sin embargo, es importante que entienda cómo puede ayudar en caso de que la mamá no pueda cuidar de sus bebés. Si se olvida de retirar la bolsa amniótica de algún gatito, puedes romperla suavemente con una toalla. Cuenta las placentas para asegurarte de que hay una por cada gatito. Si no ves todas las placentas, es posible que una de ellas se haya quedado retenida, y tu gata podría necesitar ayuda médica. Sin embargo, es posible que ya se haya comido una de ellas. Los gatos gemelos pueden compartir una placenta.

La gata madre es pegajosa después de dar a luz

No es ninguna novedad que los bebés necesitan atención y cuidados adicionales, pero en su mayor parte, sus madres lo tienen claro, así que podemos dejárselo todo a ellas. Sin embargo, para que pueda hacerlo lo mejor posible, debemos cuidarla.

Antes de que tu gata dé a luz, seguro que se lanza a la aventura por tu casa y busca el lugar que considera más seguro para sus gatitos. Esto puede ser increíblemente incómodo para ti, ya que suelen ser rincones oscuros, lo que podría significar tu armario o debajo de tu cama.

Esto hace que se sienta segura cuando está en una posición vulnerable y no está en condiciones de luchar, por lo que no debe intentar moverla a ella o a sus gatitos a menos que sea absolutamente necesario, ya que podría sentirse amenazada por ello.

En respuesta, tu felino podría angustiarse, especialmente con la nueva oleada de hormonas que podría tenerla un poco nerviosa. Esto podría dar lugar a otras complicaciones, como la agresividad, o incluso que esconda a los gatitos en un lugar que usted no pueda localizar. Por lo tanto, lo mejor para la mamá y sus bebés es que los dejes tranquilos.