Alimentación del caballo diccionario urbano

Los caballos son herbívoros no rumiantes (fermentadores del intestino posterior). Su pequeño estómago sólo tiene una capacidad de 2 a 4 galones para un caballo de tamaño medio de 1000 libras. Esto limita la cantidad de alimento que un caballo puede ingerir a la vez. Los équidos han evolucionado como herbívoros que pasan unas 16 horas al día pastando. El estómago sirve para segregar ácido clorhídrico (HCl) y pepsina para iniciar la descomposición de los alimentos que entran en el estómago. Los caballos no pueden regurgitar la comida, por lo que si comen en exceso o algo venenoso, el vómito no es una opción.

Los caballos también son únicos porque no tienen vesícula biliar. Esto hace que las dietas ricas en grasas sean difíciles de digerir y utilizar. Los caballos pueden digerir hasta un 20% de grasa en su dieta, pero tardan de 3 a 4 semanas en adaptarse. Las raciones normales para caballos sólo contienen entre un 3% y un 4% de grasa.

El intestino delgado del caballo tiene una longitud de entre 15 y 20 metros y una capacidad de entre 10 y 23 galones. La mayoría de los nutrientes (proteínas, algunos carbohidratos y grasas) se digieren en el intestino delgado. La mayor parte de las vitaminas y los minerales también se absorben aquí.

Cuánto grano hay que dar de comer a un caballo al día

Los caballos han evolucionado para consumir una dieta muy rica en fibra, por lo que ésta debería ser el componente principal de cualquier régimen de alimentación. Los nutrientes adicionales o los alimentos de mayor energía que el caballo pueda necesitar pueden añadirse mediante una alimentación suplementaria si el heno o la hierba son deficientes o si el caballo está trabajando duro/está dando a luz a un potro, etc.

Los caballos necesitan un alimento que tarde mucho en ser recogido y masticado, es decir, una alimentación lenta. Han evolucionado para comer alimentos fibrosos de baja energía (bajas calorías) durante muchas horas del día y de la noche. No han evolucionado para comer “comidas” como nosotros. Si no tiene en cuenta este hecho a la hora de alimentar a su caballo, se arriesga a sufrir problemas de comportamiento (como el “cribado”) y problemas gastrointestinales (como cólicos/úlceras gástricas/laminitis, ya que la laminitis empieza en el intestino y acaba siendo un problema grave en las patas).

Los caballos son herbívoros. Esto significa que sólo comen plantas. La materia vegetal es mucho más voluminosa que el alimento de un carnívoro (comedor de carne). La carne es también mucho más densa en energía. Por eso un perro pasa muy poco tiempo comiendo y grandes periodos del día durmiendo, en comparación con un caballo que pasa grandes periodos del día comiendo (o debería hacerlo) y mucho menos tiempo durmiendo.

Alimentar a los caballos con zanahorias

1. Los forrajes son alimentos voluminosos con alto contenido de fibra y bajo contenido de almidón, como el heno, el forraje, la hierba, las pajas y el heno. La remolacha azucarera también es un tipo de forraje y muchas empresas de piensos producen mezclas o pellets a base de fibra. Los forrajes son la parte esencial de toda dieta equina.

2. Los cereales o concentrados son granos ricos en almidón y densos en energía, como la avena, la cebada y el maíz. De nuevo, muchas empresas de piensos producen mezclas de alta energía a base de cereales. Éstas sólo son realmente necesarias para los caballos que realizan un trabajo importante, o que necesitan ganar peso o tienen problemas para mantener su condición.

Sin embargo, en todos los casos, el forraje debe ser la base de la dieta de cualquier caballo. Además, la dieta debe tener siempre como objetivo mantener al caballo en su peso correcto. Por este motivo, es muy importante evaluar y controlar regularmente el peso y la condición de su caballo.  Casi todo el mundo reconocería que un caballo demasiado delgado es un problema de bienestar, pero el sobrepeso es un problema igual de importante.

Recuerde que la clave para un caballo sano es tratarlo como un individuo. Aliméntelo en función de su peso corporal, su carga de trabajo y su temperamento, y asegúrese siempre de que su dieta incluya suficiente forraje. Esto es sólo una guía básica, así que recuerde que hay muchas fuentes de asesoramiento adicional si cree que lo necesita.

Tabla de alimentación para caballos

Como propietario de un caballo, probablemente conozca las reglas de alimentación, pero ¿sabe por qué son tan importantes? A continuación le recordamos las 10 reglas de oro de la alimentación de sus caballos y ponis y por qué son importantes.

El agua es el nutriente más importante de la dieta de sus caballos. Lo utilizan todas las células de su cuerpo, no pueden sobrevivir sin él. Un caballo de 500 kg en reposo beberá aproximadamente 25 litros de agua al día, y el calor y el ejercicio aumentarán sus necesidades.

Los caballos se alimentan por naturaleza y tienen estómagos bastante pequeños (del tamaño de un balón de rugby) e inelásticos que funcionan mejor cuando están llenos en dos tercios. No hay que dar más de 2 kg por comida a los caballos (a partir de 400 kg) y menos a los ponis.

Los piensos con polvo o moho no son buenos y pueden provocar problemas respiratorios o cólicos. Guarde el pienso en lugares frescos y oscuros, dentro de recipientes en los que no puedan entrar las plagas. Además, el valor nutritivo del pienso sólo puede garantizarse hasta la fecha de consumo preferente que figura en la bolsa.

Los microbios especializados del intestino grueso de tus caballos necesitan tiempo para adaptarse a los cambios en los piensos. Si los cambios se realizan con demasiada rapidez, su caballo puede correr el riesgo de sufrir cólicos o, como mínimo, de tener excrementos sueltos. A título orientativo, sustituya 500 g de alimento viejo por 500 g de alimento nuevo, cada dos días (para los caballos). Lo ideal es sustituir 1 kg de heno o forraje viejo por 1 kg de heno o forraje nuevo cada dos días e introducir la hierba nueva lentamente.