Cómo dejar de morderse las uñas adolescente

Un bolígrafo anti-mordedura de uñas para dar a sus uñas y cutículas un sabor amargo y así disuadirle de mordisquearlas. Además, tiene ingredientes antiinflamatorios como el jugo de hoja de aloe orgánico y la hoja de eucalipto orgánico, que están destinados a prevenir el dolor.

Es perfecto para quienes necesitan algo más fácil de transportar que los esmaltes tradicionales, que pueden chocar con otras cosas en el bolso y romperse. Además, varios críticos con niños señalaron que funciona igual de bien para evitar que se chupen el dedo: “¡Me encanta este producto! Mi hija y yo nos mordemos las uñas. Suelo comprar el esmalte de uñas que no se muerde porque es a lo que estoy acostumbrada. Este es significativamente mejor por varias razones. 1) No tiene ese fuerte olor a esmalte de uñas. 2) Me lo puedo poner mientras salimos por la puerta porque no hay que esperar a que se seque. 3) Las dos nos mordemos las cutículas y podemos aplicarlo en todo el dedo si es necesario porque una vez que se seca no se ve ni se siente, a diferencia del esmalte brillante. 4) Si se derrama o gotea, no es un gran problema porque no mancha ni hay que quitarlo de las superficies.” -MeghanConsíguelo en Amazon por 16,95 dólares.

Cómo dejar de morderse las uñas en los niños

Las personas que padecen onicofagia saben que dejar de morderse las uñas parece imposible. Sin embargo, hay que hacer todo lo posible para dejar este hábito, porque a la larga puede dañar seriamente las uñas, haciéndolas frágiles. Además, ¡las uñas están llenas de bacterias que no debes tragar!

1. Aceite de oliva y ajo. Aplicar aceite de oliva en las uñas es un excelente método para fortalecerlas. Pon unos dientes de ajo en aceite y déjalo reposar durante un día, luego aplica esta mezcla sobre tus uñas.    Mientras que el aceite las nutrirá, ¡el mal olor del ajo te ayudará a dejar de morderlas!

3. Gel de aloe y aceite de neem. Como habrás adivinado, el secreto para dejar de morderte las uñas es aplicar sobre ellas algo gelatinoso y con mal sabor. Una alternativa a la mezcla de aceite y ajo es el gel de aloe vera con unas gotas de aceite esencial de neem. La primera sustancia tiene un sabor amargo, la segunda huele mal.

Productos para dejar de morderse las uñas

Morderse las uñas, también conocido como onicofagia u onicofagia (o incluso erróneamente onicofagia), es un hábito oral compulsivo de morderse las uñas. A veces se describe como una actividad parafuncional, el uso habitual de la boca para una actividad distinta a la de hablar, comer o beber.

Morderse las uñas es muy común, especialmente entre los niños. Entre el 25 y el 30% de los niños se muerden las uñas. Las formas más patológicas de morderse las uñas se consideran un trastorno del control de los impulsos en el DSM-IV-R y se clasifican en los trastornos obsesivo-compulsivos y afines en el DSM-5. La CIE-10 clasifica esta práctica como “otros trastornos emocionales y del comportamiento especificados cuyo inicio suele producirse en la infancia y la adolescencia”[1]. Sin embargo, no todo el hábito de morderse las uñas es patológico, y la diferencia entre la obsesión perjudicial y el comportamiento normal no siempre está clara[2] La primera referencia al hábito de morderse las uñas como síntoma de ansiedad data de finales del siglo XVI en Francia[3].

Morderse las uñas suele provocar efectos nocivos en los dedos, como infecciones. Estas consecuencias se derivan directamente del daño físico que supone morderse o de que las manos se conviertan en un vector de infección. Además, también puede tener un impacto social, por ejemplo, el retraimiento social y evitar los apretones de manos[2].

Cómo dejar de morderse las uñas en 9 minutos

Morderse las uñas, también conocido como onicofagia, se refiere al hábito compulsivo de morderse o masticar las uñas. El hábito suele comenzar en la infancia, pero también puede desarrollarse más tarde. Se registra en personas de todas las edades y afecta al 20%-30% de la población mundial. (1)

La mayoría de las personas adoptan el hábito de morderse las uñas como forma de alivio del estrés y tienden a hacerlo de forma involuntaria. Aunque es difícil romper con esas tendencias arraigadas, no es imposible. Como dice el viejo refrán, donde hay voluntad, hay un camino.

Durante las sesiones de TCC, el consejero tratará de llegar a la raíz del problema mediante una discusión fluida y luego sugerirá formas de reconciliarse con esos sentimientos difíciles para que puedas controlar tus tendencias compulsivas. (4)

Si te encuentras mordiéndote las uñas con frecuencia por aburrimiento, puede ser una señal de que necesitas encontrar un pasatiempo para pasar el tiempo. Aprende una nueva actividad que te ayude a olvidarte del estrés y a mantener tus manos ocupadas.

Practica técnicas de relajación como el yoga, la respiración profunda y la meditación para calmar tu mente. Además, realiza actividades que te proporcionen placer y prueba otras intervenciones terapéuticas como tomar un baño de vapor o una sauna para aliviar el estrés.