Lun. Ene 24th, 2022
    Exceso de mucosidad en la garganta

    La mucosidad en la garganta no desaparece no está enferma

    Al hacer clic en el/los enlace(s) anterior(es), se le llevará a un sitio web externo que es operado de forma independiente y no es administrado por GSK. GSK no asume ninguna responsabilidad por el contenido del sitio web. Si no desea salir de este sitio web, no haga clic en los enlaces anteriores.

    Este producto contiene paracetamol; no lo tome con otros medicamentos que también contengan paracetamol. El paracetamol está contenido en muchos medicamentos para tratar el dolor, la fiebre, los síntomas del resfriado y la gripe, y los medicamentos para dormir. Si tiene una enfermedad hepática o renal, consulte a su médico antes de tomar paracetamol. No tome más de la dosis recomendada, ya que puede ser perjudicial, incluso para el hígado.

    Si está resfriado, con gripe o alergias, su cuerpo puede producir una cantidad excesiva de mucosidad, sobre todo en la nariz y los senos paranasales, la garganta o los pulmones. Dependiendo del tipo de infección, este exceso de mucosidad puede ser peligroso, ya que puede obstruir las vías respiratorias y ser un indicador de otros problemas de salud. Lo importante es entender las distintas causas de esta acumulación de mucosidad y cómo tratarla para encontrar alivio.

    Flema en la garganta por la noche

    Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

    El exceso de mucosidad, a veces denominado hipersecreción crónica de moco o producción crónica de esputo, puede estar causado por una gran variedad de factores, desde alergias a una infección, pasando por la exposición al humo del tabaco o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Además de ser un síntoma incómodo e irritante, puede provocar tos, sibilancias y otros síntomas, dependiendo de la causa y la gravedad.

    La duración y la gravedad del exceso de mucosidad son muy variables. Algunos pueden experimentar el exceso de producción de mucosidad como bronquitis crónica, que se define como la presencia de una tos crónica y productiva, que produce esputo (flema o moco), durante al menos tres meses consecutivos en dos años consecutivos. Otros pueden experimentar simplemente un aumento de la mucosidad de forma temporal, como ocurre con las alergias o una infección vírica.

    Cómo deshacerse de la mucosidad en el estómago

    La mucosidad tiene varios nombres. Moco, la sustancia pegajosa que sale de la nariz durante un resfriado. O flema, la mugre que puede obstruir los pulmones y hacerte toser. Probablemente no seas un fanático de estas cosas. Pero la mucosidad es mucho más que un goteo nasal. Tu cuerpo produce mucosidad todo el tiempo. Y desempeña un papel importante para mantenerte sano.

    «Los mocos y las flemas tienen una mala reputación», dice el Dr. Richard Boucher, experto en pulmones de la Universidad de Carolina del Norte. «La gente piensa que es algo que se supone que hay que toser y expulsar. Que es algo malo. Pero en realidad, la mucosidad es la interfaz entre usted y el mundo exterior».

    La mucosidad recubre las superficies húmedas del cuerpo, como los pulmones, los senos paranasales, la boca, el estómago y los intestinos. Incluso los ojos están recubiertos de una fina capa de mucosidad. Sirve de lubricante para evitar que los tejidos se sequen. También es una línea de defensa.

    «La mucosidad es muy importante para filtrar los materiales que se respiran por la nariz, como el polvo, los alérgenos y los microorganismos», dice el Dr. Andrew Lane, experto en oídos, nariz y garganta de la Universidad Johns Hopkins. «Todo lo que se respira queda atrapado en la mucosidad, como el papel matamoscas».

    Flema en la garganta cada mañana

    La mucosidad tiene varios nombres. Mocos, la sustancia pegajosa que sale de la nariz durante un resfriado. O flema, la mugre que puede obstruir los pulmones y hacerte toser. Probablemente no seas un fanático de estas cosas. Pero la mucosidad es mucho más que un goteo nasal. Tu cuerpo produce mucosidad todo el tiempo. Y desempeña un papel importante para mantenerte sano.

    «Los mocos y las flemas tienen una mala reputación», dice el Dr. Richard Boucher, experto en pulmones de la Universidad de Carolina del Norte. «La gente piensa que es algo que se supone que hay que toser y expulsar. Que es algo malo. Pero en realidad, la mucosidad es la interfaz entre usted y el mundo exterior».

    La mucosidad recubre las superficies húmedas del cuerpo, como los pulmones, los senos paranasales, la boca, el estómago y los intestinos. Incluso los ojos están recubiertos de una fina capa de mucosidad. Sirve de lubricante para evitar que los tejidos se sequen. También es una línea de defensa.

    «La mucosidad es muy importante para filtrar los materiales que se respiran por la nariz, como el polvo, los alérgenos y los microorganismos», dice el Dr. Andrew Lane, experto en oídos, nariz y garganta de la Universidad Johns Hopkins. «Todo lo que se respira queda atrapado en la mucosidad, como el papel matamoscas».

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad