Dom. Ene 23rd, 2022
    Quien tomo la primera radiografia

    microscopía de contraste de fases

    Pocos avances científicos han tenido un impacto tan inmediato como el descubrimiento de los rayos X por parte de Wilhelm Conrad Roentgen, un acontecimiento trascendental que revolucionó instantáneamente los campos de la física y la medicina. Los rayos X salieron del laboratorio y se generalizaron en un salto asombrosamente breve: un año después de que Roentgen anunciara su descubrimiento, la aplicación de los rayos X al diagnóstico y la terapia era una parte establecida de la profesión médica.

    El 8 de noviembre de 1895, Roentgen observó que cuando protegía el tubo con un cartón negro grueso, la luz verde fluorescente hacía brillar una pantalla de platinobario situada a tres metros de distancia, demasiado lejos para que reaccionara a los rayos catódicos tal y como él los entendía. Determinó que la fluorescencia estaba causada por rayos invisibles procedentes del tubo Crookes que utilizaba para estudiar los rayos catódicos (posteriormente reconocidos como electrones), que penetraban en el papel negro opaco que envolvía el tubo. Otros experimentos revelaron que este nuevo tipo de rayos era capaz de atravesar la mayoría de las sustancias, incluidos los tejidos blandos del cuerpo, pero dejaba visibles los huesos y los metales. Una de las primeras placas fotográficas de sus experimentos fue una película de la mano de su esposa Bertha, con su anillo de boda claramente visible.

    cómo descubrió wilhelm roentgen los rayos x

    El 6 de mayo de 1952, en el King’s College de Londres (Inglaterra), Rosalind Franklin fotografió su quincuagésimo primer patrón de difracción de rayos X del ácido desoxirribonucleico, o ADN. La Fotografía 51, o Foto 51, reveló información sobre la estructura tridimensional del ADN al mostrar la forma en que un haz de rayos X se dispersaba en una fibra pura de ADN. Franklin tomó la Foto 51 después de que los científicos confirmaran que el ADN contenía genes. Maurice Wilkins, colega de Franklin, mostró a James Watson y Francis Crick la Foto 51 sin que Franklin lo supiera. Watson y Crick utilizaron esa imagen para desarrollar su modelo estructural del ADN. En 1962, tras la muerte de Franklin, Watson, Crick y Wilkins compartieron el Premio Nobel de Fisiología o Medicina por sus descubrimientos sobre el ADN. La Foto 51 de Franklin ayudó a los científicos a conocer mejor la estructura tridimensional del ADN y permitió a los científicos comprender el papel del ADN en la herencia.

    La cristalografía de rayos X, la técnica que Franklin utilizó para producir la Foto 51 del ADN, es un método que los científicos utilizan para determinar la estructura tridimensional de un cristal. Los cristales son sólidos con unidades regulares y repetitivas de átomos. Algunas macromoléculas biológicas, como el ADN, pueden formar fibras adecuadas para el análisis mediante cristalografía de rayos X porque sus formas sólidas consisten en átomos dispuestos en un patrón regular. En la foto 51 se utilizaron fibras de ADN, cristales de ADN producidos por primera vez en la década de 1970. Para realizar una cristalografía de rayos X, los científicos montan una fibra o un cristal purificado en un tubo de rayos X. El tubo de rayos X genera rayos X que inciden en el material purificado. Los rayos X son ondas electromagnéticas que tienen una longitud de onda más corta y mayor energía que la luz visible. Debido a su corta longitud de onda, los rayos X pueden atravesar un cristal e interactuar con los electrones de los átomos dentro del cristal. Cuando los rayos X interactúan con los electrones de un cristal, se dispersan o difractan en ángulos que indican la disposición de los átomos en el cristal, o su estructura. Cuando los rayos X se dispersan, golpean una película montada detrás del cristal y dejan un patrón de marcas oscuras. El patrón de marcas oscuras en la película proporciona a los científicos información sobre la estructura del cristal.

    wilhelm röntgen

    Los rayos X fueron descubiertos en 1895 por Wilhelm Conrad Roentgen (1845-1923), que era profesor de la Universidad de Wuerzburgo (Alemania). Trabajando con un tubo de rayos catódicos en su laboratorio, Roentgen observó un resplandor fluorescente de cristales en una mesa cercana a su tubo. El tubo con el que trabajaba Roentgen consistía en una envoltura de vidrio (bombilla) con electrodos positivos y negativos encapsulados en ella. El aire del tubo se evacuaba y cuando se aplicaba un alto voltaje, el tubo producía un brillo fluorescente. Roentgen protegió el tubo con un pesado papel negro, y descubrió una luz fluorescente de color verde generada por un material situado a unos metros del tubo.

    Concluyó que el tubo emitía un nuevo tipo de rayo. Este rayo era capaz de atravesar la pesada cubierta de papel y excitar los materiales fosforescentes de la habitación. Comprobó que el nuevo rayo podía atravesar la mayoría de las sustancias y proyectar sombras de objetos sólidos. Roentgen también descubrió que el rayo podía atravesar el tejido de los seres humanos, pero no los huesos ni los objetos metálicos. Uno de los primeros experimentos de Roentgen a finales de 1895 fue una película de la mano de su esposa, Bertha. Es interesante que el primer uso de los rayos X fuera para una aplicación industrial (no médica), ya que Roentgen produjo una radiografía de un conjunto de pesas en una caja para mostrar a sus colegas.

    wilhelm roentgen y la di…

    En el mundo actual, los médicos solicitan radiografías para diagnosticar todo tipo de problemas: un hueso roto, una neumonía, una insuficiencia cardíaca y mucho, mucho más. La mamografía, el método estándar de detección del cáncer de mama, utiliza rayos X.    Apenas pensamos en ello, es tan omnipresente. Pero no hace mucho tiempo, un hueso roto, un tumor o un objeto tragado no se podían encontrar sin abrir a una persona.

    Wilhelm Roentgen, profesor de física en Wurzburgo (Baviera), descubrió los rayos X en 1895 -accidentalmente- mientras probaba si los rayos catódicos podían atravesar el cristal. Su tubo catódico estaba cubierto por un pesado papel negro, por lo que se sorprendió cuando una luz verde incandescente se escapó y se proyectó sobre una pantalla fluorescente cercana. Mediante la experimentación, descubrió que la misteriosa luz atravesaba la mayoría de las sustancias, pero dejaba sombras de objetos sólidos. Como no sabía qué eran los rayos, los llamó «rayos X», que significa «desconocido».

    Roentgen no tardó en descubrir que los rayos X también atravesaban el tejido humano, haciendo visibles los huesos y el tejido que había debajo. La noticia de su descubrimiento se extendió por todo el mundo y, en menos de un año, los médicos de Europa y Estados Unidos utilizaban los rayos X para localizar disparos, fracturas óseas, cálculos renales y objetos tragados. Su trabajo recibió muchos reconocimientos, incluido el primer Premio Nobel de Física en 1901.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad