Mié. Ene 5th, 2022
    Principales representantes del futurismo

    El futurismo italiano

    El futurismo se desarrolló durante los transformadores y turbulentos años de la primera mitad del siglo XX. Esta línea de tiempo describe momentos significativos de la historia del movimiento, situándolos junto a los principales acontecimientos políticos, sociales y tecnológicos.

    Filippo Tommaso Marinetti publica «La fundación y el manifiesto del futurismo» en Le Figaro de París: pide el fin del tradicionalismo (pasatiempo) en el arte; una revolución en la política similar a la exigida por los anarquistas, sindicalistas y socialistas revolucionarios de Italia; la glorificación de la guerra y el «desprecio por las mujeres».

    Se celebra la primera de una serie de serate (veladas performativas) futuristas que ponen de relieve las iniciativas culturales y políticas del movimiento; se celebran por toda Italia y son famosas por sus estridentes proclamas en el escenario, los insultos al público y la consiguiente respuesta de éste, seguida de la intervención de las autoridades.

    Se publica el «Manifiesto de los pintores futuristas», que rechaza la veneración de las glorias artísticas pasadas de Italia e insiste en que el arte moderno debe buscar inspiración en la vida moderna, como la ciudad, las fábricas, el vuelo de un avión y la velocidad de los trenes.

    Movimiento futurista

    El futurismo comenzó su transformación de la cultura italiana con la publicación del Manifiesto Futurista del poeta italiano Filippo Tommaso Marinetti (1876-1944). El Manifiesto se publicó en el periódico italiano La Gazzetta dell’Emilia y en el francés Le Figaro, en febrero de 1909. En ese momento nacieron los futuristas, un pequeño grupo de artistas italianos radicales unidos por el deseo de emplear medios de comunicación modernos y populares para difundir sus ideas.

    Con el paso de los años, el grupo de artistas publicó más manifiestos: el Manifiesto Técnico de la Pintura Futurista, firmado por Umberto Boccioni, Carlo Carra, Giacomo Balla y Gino Severini, y el Manifiesto de la Arquitectura Futurista, escrito por el arquitecto italiano Antonio Sant’Elia. Sin embargo, todos ellos tomaron los mismos principios y palabras del Manifiesto general de Marinetti, que resumía el espíritu del futurismo, celebrando la «era de la máquina», el triunfo de la tecnología sobre la naturaleza y oponiéndose a las tradiciones artísticas.  El movimiento se centró inicialmente en Milán, pero se extendió rápidamente a Turín y Nápoles, y en los años siguientes Marinetti lo promovió enérgicamente en el extranjero.

    Filippo tommaso marinettipota italiano

    El futurismo fue lanzado por el poeta italiano Filippo Tommaso Marinetti en 1909. El 20 de febrero publicó su Manifiesto del Futurismo en la portada del periódico parisino Le Figaro. Entre los movimientos modernistas, el futurismo fue excepcionalmente vehemente en su denuncia del pasado, ya que en Italia el peso de la cultura del pasado se consideraba especialmente opresivo. En el Manifiesto, Marinetti afirmaba que «liberaremos a Italia de sus innumerables museos que la cubren como innumerables cementerios». Lo que los futuristas proponían en cambio era un arte que celebrara el mundo moderno de la industria y la tecnología: «Declaramos… una nueva belleza, la belleza de la velocidad. Un coche de carreras… es más bello que la Victoria de Samotracia. (La pintura futurista utilizó elementos del neoimpresionismo y el cubismo para crear composiciones que expresaran la idea del dinamismo, la energía y el movimiento de la vida moderna. El vorticismo fue esencialmente el equivalente británico al futurismo, pero Wyndham Lewis, el fundador de los vorticistas, era profundamente hostil a los futuristas.Tras la brutalidad de la primera guerra mundial, muchos artistas rechazaron las nociones vanguardistas del futurismo y otros movimientos de antes de la guerra, utilizando enfoques más tradicionales y tranquilizadores, un fenómeno descrito como la «vuelta al orden».

    Dinamismo de un coche

    Este movimiento fundamentalmente italiano proviene del cubismo y se caracterizó por una exaltación de la originalidad, la representación del tiempo, la velocidad, la energía y la fuerza. Contenidos relacionados con el mundo moderno: ciudades, coches, bullicio, máquinas, deportes, guerra, entre otros, colores resplandecientes, uso de formas y colores para generar ritmos, transparencias y la multiplicación de líneas y detalles.

    Sus obras más destacadas: Disturbios en la galería (Rissa in Galleria, 1910), Estados de ánimo, Despedidas (1911), en la que los estados de ánimo se expresan mediante relámpagos, espirales y líneas onduladas dispuestas en diagonal, y Fuerzas de un camino (1911), donde la ciudad, casi un organismo vivo, es más importante que las presencias humanas.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad