Cartel de Cali

El presidente colombiano dijo que su gobierno estaba trabajando en la extradición de Otoniel, muy probablemente a Estados Unidos, donde fue acusado por primera vez en 2009 en un tribunal federal de Manhattan por cargos de narcotráfico.

El hombre, de 50 años, también se enfrenta a cargos penales en Brooklyn y Miami, en EE.UU., por “operar empresas criminales continuas, participar en conspiraciones de tráfico internacional de cocaína y utilizar armas de fuego para promover delitos de tráfico de drogas”.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), felicitó al gobierno colombiano por la captura de Otoniel, y tuiteó que el capo de la droga “debe rendir cuentas por los cientos de crímenes cometidos bajo su mando”.

Las autoridades llevan años persiguiendo a Otoniel, matando a sus aliados, capturando a miembros de su familia y persiguiendo sus finanzas. Colombia había ofrecido una recompensa de hasta 800.000 dólares por información que condujera a su captura, mientras que Estados Unidos había puesto una recompensa de 5 millones de dólares por su cabeza.

“Cuando el jefe de una organización, un ‘capo’, es derribado, hay una docena de subordinados dispuestos a ocupar su lugar. Y no me cabe duda de que lo mismo ocurrirá con Otoniel”, dijo Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis.

Caída del cártel de Cali

La delincuencia organizada en Colombia se refiere a las actividades de varios grupos de cárteles de la droga, grupos guerrilleros, sindicatos del crimen organizado o actividades del hampa que incluyen el tráfico de drogas, el sicariato, el chantaje y otros delitos en Colombia. Colombia ha visto el ascenso y la caída de imperios de la droga, sindicatos del crimen y grupos guerrilleros organizados, todo lo cual ha contribuido a las diversas formas de crimen organizado que se han producido en Colombia.

El comercio de drogas ilícitas de Colombia es el mayor del mundo, aproximadamente la mitad de la oferta mundial de cocaína se produce en Colombia. En 2016, 18 millones de personas consumieron la droga en todo el mundo, consumiendo cientos de miles de toneladas de la cocaína producida anualmente en la región andina[1] Cada año hay un exceso de 150 toneladas de cocaína incautadas por el Ministerio de Defensa de Colombia, una pequeña parte de las 1.400 producidas anualmente. Se dice que el cártel de Medellín se combinó con el M-19 (un movimiento guerrillero) para aumentar los niveles de narcotráfico, hasta el punto de traficar con el 80% del mercado de cocaína de Estados Unidos[2].

Carlos lehder

En 1975, Pablo Escobar comenzó a desarrollar su operación de cocaína. Él mismo pilotó un avión en varias ocasiones, principalmente entre Colombia y Panamá, para introducir un cargamento en Estados Unidos. Cuando más tarde compró quince aviones más grandes (incluido un Learjet) y seis helicópteros, desmanteló el avión original y lo colgó sobre la puerta de su rancho en Hacienda Nápoles. En mayo de 1976, Escobar y varios de sus hombres fueron detenidos y se les encontró en posesión de 18 kg de pasta blanca tras regresar a Medellín con un gran cargamento procedente de Ecuador. Al principio, Escobar intentó sobornar a los jueces de Medellín que estaban formando el caso contra él. Después de muchos meses, el caso fue retirado. Este fue el comienzo de su trato con las autoridades, utilizando el soborno u otros medios para conseguir sus objetivos[2].

En 1996, se estimaba que los cárteles de Medellín y Cali controlaban entre el 75 y el 80% del tráfico de cocaína de la región andina, y un porcentaje similar del mercado de cocaína de EE.UU., con unos ingresos de entre 6.000 y 8.000 millones de dólares al año[1][7]. [Varios líderes políticos, como el presidente Virgilio Barco Vargas, se convencieron de que los despiadados narcotraficantes pretendían hacerse tan poderosos que podrían desbancar al gobierno formal y dirigir el país[1]. Cientos de funcionarios, jueces y policías que no aceptaban sobornos fueron asesinados bajo las órdenes de los barones[8].

Dinero de Pablo Escobar

Pablo Emilio Escobar Gaviria fue el pionero del tráfico de cocaína a escala industrial. Conocido como “El Patrón”, Escobar dirigió el Cártel de Medellín desde la década de 1970 hasta principios de la de 1990. Supervisó cada paso de la producción de cocaína, desde la obtención de la pasta base de coca en los países andinos hasta la alimentación del floreciente mercado estadounidense de la droga. También desafió con éxito al Estado en materia de extradición, demostrando que la violencia extrema puede obligar a los gobiernos a negociar.

Como la mayoría de sus socios del Cártel de Medellín, Escobar procedía de un entorno social humilde. Abandonó la escuela porque su familia no podía pagar su educación y pronto se involucró en la pequeña delincuencia. Sus primeras actividades delictivas incluían el contrabando de equipos de música y el robo de lápidas para revenderlas.

A continuación, Escobar se introdujo en el negocio de la cocaína, fundando el Cartel de Medellín en la década de 1970 y los hermanos Ochoa Vásquez (Jorge Luis, Juan David y Fabio). Los hermanos Ochoa fueron inicialmente los cerebros del negocio. Mientras tanto, Escobar supervisó primero la “protección” del grupo antes de convertirse en su líder indiscutible.