Mar. Ene 18th, 2022
    La bella jardinera rafael

    retrato del papa julio ii

    Rafael no pudo terminar este cuadro antes de abandonar Florencia. Más tarde lo terminó Ridolfo del Ghirlandaio[2]. A Ghirlandaio se le atribuye especialmente la realización del manto azul de María. La pintura fue llevada a París por el rey de Francia, Francisco I,[1] donde ganó popularidad y fue copiada por muchos otros artistas.

    El cuadro representa a María, Cristo y un joven Juan Bautista. María es el centro del cuadro. Su rostro está situado en el vértice de la composición piramidal y su cuerpo ocupa la mayor parte del resto. Sostiene al Niño Jesús, que está de pie a sus pies, a su derecha. Juan el Bautista está en el suelo a la izquierda de María y sostiene su cruz de caña con la mano derecha. María tiene un libro en la mano que descansa sobre su regazo. En torno a todas las cabezas hay tenues halos, característica que desaparece en el Alto Renacimiento. El paisaje del cuadro es el de un hermoso jardín campestre. Rafael utilizó una composición naturalista unificada con colores ricos y luminosos y luces y sombras mezcladas para ayudar a crear una atmósfera muy realista.

    raphael

    Rafael no pudo terminar este cuadro antes de abandonar Florencia. Más tarde lo terminó Ridolfo del Ghirlandaio[2]. A Ghirlandaio se le atribuye especialmente la realización del manto azul de María. La pintura fue llevada a París por el rey de Francia, Francisco I,[1] donde ganó popularidad y fue copiada por muchos otros artistas.

    El cuadro representa a María, Cristo y un joven Juan Bautista. María es el centro del cuadro. Su rostro está situado en el vértice de la composición piramidal y su cuerpo ocupa la mayor parte del resto. Sostiene al Niño Jesús, que está de pie a sus pies, a su derecha. Juan el Bautista está en el suelo a la izquierda de María y sostiene su cruz de caña con la mano derecha. María tiene un libro en la mano que descansa sobre su regazo. En torno a todas las cabezas hay tenues halos, característica que desaparece en el Alto Renacimiento. El paisaje del cuadro es el de un hermoso jardín campestre. Rafael utilizó una composición naturalista unificada con colores ricos y luminosos y luces y sombras mezcladas para ayudar a crear una atmósfera muy realista.

    la virgen y el niño con san juan bautistapintura de rafael

    El título del cuadro se traduce literalmente como «el hermoso jardinero». Esto es algo dulce al principio hasta que se piensa en que se está refiriendo al hecho de que Jesús es el fruto de los lomos de María, lo que podría ser la frase más grosera de todos los tiempos. Aquí se muestra a Jesús de pie sobre el pie de su madre, lo que indica una dependencia infantil de la madre. Pero también está alcanzando la Biblia en el regazo de María, que detalla cómo y cuándo va a morir Jesús. No es exactamente un cuento para dormir. Es cierto que las canciones infantiles suelen ser ligeramente horripilantes, pero no hay nada tan horripilante como la crucifixión de Cristo. María, como buena madre que es, duda si darle o no el libro a Jesús. Es horrible y Jesús es sólo un bebé, pero si no aprende su destino de ella, lo aprenderá de uno de los otros niños… lo que nos lleva al pequeño San Juan Bautista. San Juan está arrodillado aquí mirando amorosamente a Jesús, como lo haría cualquier buen santo.

    Hay algunos rumores que se han difundido sobre la pintura. El primero es que Rafael nunca lo terminó, y que Ridolfo Ghirlandaio hizo el resto. Sin embargo, Rafael lo firmó, por lo que esta afirmación ha quedado sin fundamento. La segunda es que se trata de una falsificación y que la verdadera reside en Zúrich en la caja fuerte de Hanspeter Sigg, un abogado, que dice que el cuadro ha estado en su familia durante cinco generaciones. Sigg ha afirmado que ha hecho un montón de pruebas, pero no se ha publicado ninguna prueba de ello. Por muy divertido que sea ver cómo se retuercen los miembros del consejo de administración del Louvre, esto también sigue siendo un rumor.

    la escuela de atenas

    Rafael no pudo terminar este cuadro antes de abandonar Florencia. Más tarde lo terminó Ridolfo del Ghirlandaio[2]. A Ghirlandaio se le atribuye especialmente la finalización del manto azul de María. La pintura fue llevada a París por el rey de Francia, Francisco I,[1] donde ganó popularidad y fue copiada por muchos otros artistas.

    El cuadro representa a María, Cristo y un joven Juan Bautista. María es el centro del cuadro. Su rostro está situado en el vértice de la composición piramidal y su cuerpo ocupa la mayor parte del resto. Sostiene al Niño Jesús, que está de pie a sus pies, a su derecha. Juan el Bautista está en el suelo a la izquierda de María y sostiene su cruz de caña con la mano derecha. María tiene un libro en la mano que descansa sobre su regazo. En torno a todas las cabezas hay tenues halos, característica que desaparece en el Alto Renacimiento. El paisaje del cuadro es el de un hermoso jardín campestre. Rafael utilizó una composición naturalista unificada con colores ricos y luminosos y luces y sombras mezcladas para ayudar a crear una atmósfera muy realista.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
    Privacidad