bartolomé… el apóstol

La Última Cena (en italiano: Il Cenacolo [il tʃeˈnaːkolo] o L’Ultima Cena [ˈlultima ˈtʃeːna]) es una pintura mural de finales del siglo XV realizada por el artista italiano Leonardo da Vinci que se encuentra en el refectorio del Convento de Santa Maria delle Grazie en Milán, Italia. Es una de las pinturas más reconocidas del mundo occidental[1].

Se supone que la obra fue iniciada hacia 1495-96 y fue encargada como parte de un plan de renovaciones de la iglesia y sus edificios conventuales por el mecenas de Leonardo, Ludovico Sforza, duque de Milán. El cuadro representa la escena de la Última Cena de Jesús con los Doce Apóstoles, tal y como se relata en el Evangelio de Juan, concretamente el momento posterior a que Jesús anuncie que uno de sus apóstoles le traicionará[2].

Debido a los métodos utilizados, a diversos factores ambientales y a los daños intencionados, en la actualidad se conserva poco del cuadro original, a pesar de los numerosos intentos de restauración, el último de los cuales finalizó en 1999.

La Última Cena mide 460 cm × 880 cm y cubre una de las paredes del comedor del monasterio de Santa Maria delle Grazie en Milán (Italia). El tema era tradicional para los refectorios, aunque la sala no era un refectorio en el momento en que Leonardo lo pintó. El edificio principal de la iglesia se estaba terminando (en 1498). El mecenas de Leonardo, Ludovico Sforza, planeó que la iglesia fuera remodelada como mausoleo familiar, y para ello se hicieron cambios, quizás sobre planos de Bramante; estos planes no se llevaron a cabo en su totalidad, y se construyó una capilla mortuoria más pequeña, adyacente al claustro[3].

wikipedia

– No se tome demasiado en serio las populares novelas de Dan Brown: la obra de arte del Renacimiento no incluye realmente códigos secretos ni símbolos crípticos.Pero la obra de Da Vinci sí incluye varias sorpresas, desde las comidas en la mesa hasta los gestos que hacen los Apóstoles.Millones de personas en todo el mundo se preparan para celebrar la Pascua.La Pascua es la celebración de la resurrección de Jesús, y una de las imágenes más famosas de esa historia es “La última cena” de Leonardo da Vinci. Es una obra maestra icónica del Renacimiento que ha sido alabada, estudiada y copiada durante más de 500 años.

Aunque hoy en día se recuerda a da Vinci por la amplitud de sus obras de arte, escritos e inventos, “La última cena” fue el cuadro que realmente cimentó su reputación en su época. Según King, la imagen se hizo inmediatamente famosa en toda Europa: “Fue el cuadro más copiado del siglo siguiente, no sólo en pintura, sino también en mármol, cera y terracota”, dijo King. “Todo el mundo quería una versión de ella. Leonardo había creado por fin la ‘obra de la fama’ con la que soñaba”.

el apóstol mateo

“La Última Cena” es una de las obras maestras más famosas y fascinantes del gran pintor renacentista Leonardo Da Vinci, y objeto de muchas leyendas y controversias. Una de esas controversias tiene que ver con la figura sentada en la mesa a la derecha de Cristo. ¿Es San Juan o María Magdalena?

Aunque existen múltiples reproducciones en museos y alfombrillas, el original de “La última cena” es un fresco. Pintada entre 1495 y 1498, la obra es enorme y mide 4,6 x 8,8 metros.  Su yeso coloreado cubre toda la pared del refectorio (comedor) del Convento de Santa Maria delle Grazie en Milán, Italia.

El cuadro fue un encargo de Ludovico Sforza, duque de Milán y empleador de Da Vinci durante casi 18 años (1482-1499). Leonardo, siempre inventor, intentó utilizar nuevos materiales para “La última cena”. En lugar de utilizar témpera sobre yeso húmedo (el método preferido para pintar al fresco, y que había funcionado con éxito durante siglos), Leonardo pintó sobre yeso seco, lo que dio lugar a una paleta más variada. Desgraciadamente, el yeso seco no es tan estable como el húmedo, y el yeso pintado empezó a desprenderse de la pared casi inmediatamente. Desde entonces, varias autoridades se han esforzado por restaurarlo.

santiago el grande

La Última Cena es uno de los relatos más famosos del Nuevo Testamento, así como uno de los temas más omnipresentes en la historia del arte. Este momento, la última cena que Jesucristo compartió con sus doce apóstoles antes de su crucifixión, ha sido interpretado a lo largo de los siglos en medios que van desde pinturas y manuscritos iluminados hasta esculturas y grabados.

En la Última Cena se produjeron tres acontecimientos trascendentales que a menudo se representan en el arte. Jesús anuncia que uno de sus apóstoles -Judas- lo traicionará, aunque no lo menciona por su nombre. La Cena también contiene el origen de la Eucaristía, el compartir el pan y el vino como representaciones del cuerpo y la sangre de Jesús. Y finalmente, Jesús se despide de los apóstoles.

La Última Cena es una comida, después de todo, y cada alimento tiene un significado especial. El vino y el pan se encuentran en muchas imágenes de la Última Cena, ya que los cristianos medievales los entendían como el origen de la Eucaristía. Un cáliz, o copa, puede representar también el vino.