La vie en rose – louis armstrong

A continuación, me piden que escriba sobre un problema de mi vida en la escuela de posgrado. Evito abordar este tipo de indicaciones; odio hablar de las luchas. Es más relevante hablar de lo que hacemos con la lucha que de cómo se desarrolló. Entonces recuerdo la crudeza que aporto a mis escritos; la libertad, la fuerza y la liberación que siento al ser vulnerable y autocrítico. Cuando soy honesta conmigo misma, encuentro solidaridad en mi interior; encuentro crecimiento y cambio. Entonces, si no niego la importancia de abordar las luchas dentro de mí, ¿por qué me niego a hablar de las luchas con los demás? Las cualidades que utilizo para el crecimiento personal: la observación, el análisis, la honestidad y el realismo, pueden compartirse en mis interacciones interpersonales. Sin embargo, no lo he hecho. En cambio, he estado viviendo en las nubes.

He estado pintando mi vida de “color rosa”. Al principio como un mecanismo de supervivencia, este optimismo extremo se convirtió en un mal hábito, en el mejor de los casos, y destructivo, en el peor. Comenzó hace 3 años, cuando a los 20 años, demolí mi sentido de sí mismo y del mundo al dejar de montar a caballo, el deporte que era todo mi mundo y fuente de seguridad. Cuando tomé la decisión de dejarlo, era consciente del difícil camino de reconstrucción de la vida que tenía por delante. Las lágrimas y las dudas me atormentaron durante el primer año, me sentí emocionalmente paralizada e incapaz de procesar el mundo que me rodeaba. Fue entonces cuando desarrollé nuevos modos de operar, o mecanismos de afrontamiento, para lidiar con los intensos cambios. Intenté encontrar la belleza en mi dolor, localizar el humor en mis luchas y revelar la ligereza en mi desolación. Además, adopté un comportamiento más “infantil” para liberarme de las limitaciones del pasado y entrar en una fase de “exploración”. Creo que estos cambios dentro de mí eran una parte necesaria de la reinvención de uno mismo.

La vie en rose language

Teresa Dunn es una artista mexicano-americana que siempre ha estado suspendida entre dos herencias culturales. Utiliza su arte para dar voz a las complejas historias de las personas de color, los individuos multiculturales y los inmigrantes cuando se reconcilian con el duro contraste entre el sueño americano y la realidad americana. Dunn domina su narrativa mediante el uso eficaz del espacio, el color y la luz. Esta expresividad confiere a sus cuadros una sensación de realidad y sinceridad. La Historia de mi Vida nos devuelve a las raíces dejando que la flora y la fauna mexicanas interactúen con una mujer local que se trenza el pelo. Como sus acciones son delicadas y poco amenazantes, atraen a curiosos pájaros de colores y mariposas. Acompañada de rosas flotantes, la fauna forma un halo vibrante y animado. Esta interacción pura está suavemente iluminada desde un lado, destacando cómo dos mundos separados se convierten en uno.

Estos retratos cuentan las historias que la gente de color, los inmigrantes y los individuos multiculturales quieren compartir sobre sí mismos, atrapados entre la realidad americana y el sueño americano. Sus experiencias oscilan entre el aislamiento y la pertenencia, la alegría y la tristeza, o la esperanza y la desesperanza. El color, el ritmo y la luz luchan con una tensión y una contradicción dinámicas.

La vida en rosa

Plant Addicts garantiza que su(s) planta(s) llegará(n) feliz(es) y sana(s), pero la(s) planta(s) se envía(n) por correo y los accidentes ocurren. Si la planta está muerta, tiene las raíces secas o el artículo incorrecto fue enviado, simplemente notifique a Plant Addicts dentro de los 3 días siguientes a la entrega. Es posible que le pidamos fotos, pero trataremos de hacerlo lo más fácil posible para usted. Por favor, tenga en cuenta que las plantas con ramas dañadas u hojas marchitas no tendrán derecho a esta garantía. Las plantas son muy resistentes y se recuperan rápidamente si se las cuida correctamente.

Animamos a todos los amantes de las plantas a que adquieran la garantía de Plant Addicts, tanto si son nuevos como si son expertos. Hay muchas variables fuera de nuestro control y del suyo que pueden causar la desaparición de su(s) planta(s). Algunos ejemplos son los animales hambrientos, la sequía, las malas condiciones del suelo, el exceso de riego, las enfermedades, los insectos y muchos otros factores. La garantía de Plant Addicts es una garantía de 1 año que le protege de todas las incógnitas y reemplazará su planta si pasa a la otra vida.

La garantía se adquiere por planta y debe adquirirse al mismo tiempo que la compra de la planta. Cubriremos el 100% del precio de la planta pero la garantía no cubre los gastos de envío. Simplemente infórmenos si su planta ha muerto en el plazo de un año desde que la recibió y le enviaremos una nueva. Es posible que le pidamos fotos para la documentación, pero de nuevo trataremos de hacerlo lo más fácil posible.

Canción la vie en rose

“La Vie en rose “Single de Édith Piaffdel álbum Chansons ParisiennesCara B “Un refrain courait dans la rue “Publicado en 1947GéneroPop tradicionalSelloColumbiaCompositor(es)Édith Piaf (letra)Louiguy y Marguerite Monnot[1]Cronología de los singles de Édith Piaf

“La Vie en Rose” (pronunciado [la vi ɑ̃ ʁoz]; en francés significa ‘”La vida en rosa”) es la canción emblemática de la popular cantante francesa Édith Piaf, escrita en 1945,[2] popularizada en 1946, y lanzada como single en 1947. La canción se hizo muy popular en Estados Unidos en 1950, cuando siete versiones llegaron a las listas de Billboard. Estas grabaciones fueron realizadas por Tony Martin, Paul Weston, Bing Crosby (grabada el 22 de junio de 1950),[3] Ralph Flanagan, Victor Young, Dean Martin y Louis Armstrong[4].

Una versión en 1977 de Grace Jones también fue un éxito internacional.[5] “La Vie en Rose” ha sido versionada por muchos otros artistas a lo largo de los años, incluyendo una versión de 1977 de Bette Midler, una versión de 1993 de Donna Summer y una versión de 2018 de Lady Gaga. Harry James también grabó una versión en 1950. Bing Crosby volvió a grabar la canción para su álbum de 1953 Le Bing: Song Hits of Paris.