francisco de zurbarán san francisco en la meditación

Francisco de Zurbarán (/ˌzʊərbəˈrɑːn/ ZOOR-bə-RAHN, español:  [fɾanˈθisko ðe θuɾβaˈɾan]; bautizado el 7 de noviembre de 1598 – 27 de agosto de 1664[3]) fue un pintor español. Es conocido principalmente por sus pinturas religiosas que representan a monjes, monjas y mártires, y por sus bodegones. Zurbarán se ganó el apodo de “Caravaggio español”, debido al uso contundente del claroscuro en el que destacó.

Zurbarán nació en 1598 en Fuente de Cantos, Extremadura; fue bautizado el 7 de noviembre de ese año[5][6][7] Sus padres fueron Luis de Zurbarán, merceros, y su esposa, Isabel Márquez[6][7] En su infancia se dedicó a imitar objetos con carbón. En 1614 su padre le envió a Sevilla para que fuera aprendiz durante tres años de Pedro Díaz de Villanueva, artista del que se sabe muy poco[8].

Hacia 1630 fue nombrado pintor de Felipe IV, y se cuenta que en una ocasión el soberano puso su mano sobre el hombro del artista, diciendo “Pintor del rey, rey de los pintores”. A partir de 1640 su estilo austero, áspero y duro fue comparado desfavorablemente con la religiosidad sentimental de Murillo y la reputación de Zurbarán decayó.

juan de zurbarán

Entre la marcha de Velázquez a Madrid en 1623 y el ascenso de Murillo en la década de 1650, Zurbarán fue el principal pintor de Sevilla. Sus cuadros fueron pintados en su mayoría para órdenes religiosas españolas. El estilo distintivo de Zurbarán está influenciado por el realismo de Caravaggio y sus seguidores. Zurbarán nació en Fuente de Cantos, cerca de Badajoz. En 1617, tras formarse en Sevilla, regresó a Llerena, en su provincia natal. En 1629 estaba de vuelta en Sevilla, donde se convirtió en pintor oficial de la ciudad.En 1634 estaba en Madrid pintando mitologías para el Buen Retiro, el nuevo palacio de Felipe IV, quizás por la intervención de su amigo Velázquez. Sus últimos años no fueron tan exitosos y murió en Madrid en la pobreza.

En este pequeño e íntimo cuadro, los objetos cotidianos parecen monumentales y adquieren una intensidad mística. Sobre una mesa o repisa, una taza de agua de cerámica con asas delicadamente curvadas se sitúa en el centro de un plato de plata. Una rosa sin espinas, en plena floración, se balancea en el borde del plato.

francisco de zurbarán bodegón

Nació en Fuente de Cantos (Badajoz) en 1598. Se hizo un nombre en la pintura religiosa, donde su obra se distinguió por su impacto visual y su profundo misticismo. Fue un artista representativo de la Contrarreforma. Se cree que comenzó a trabajar como pintor en la escuela de Juan de Roelas en su ciudad natal antes de entrar en el taller de Pedro Díaz de Villanueva en Sevilla en 1614, donde en 1616 conoció a Alonso Cano. También entró en contacto con Francisco Pacheco y sus alumnos, además de absorber la influencia de Juan Sánchez Cotán. Su estilo evolucionó hasta parecerse al de los maestros manieristas italianos, y se asemejó menos al realismo de Velázquez. El sello de sus composiciones es el modelado en claroscuro con tonos muy contrastados. Murió en Madrid en 1664.

bodegón con limones, naranjas y una rosapintura de francisco de zurbarán

Francisco de Zurbarán (bautizado el 7 de noviembre de 1598 – 27 de agosto de 1664) fue un pintor español. Es conocido principalmente por sus pinturas religiosas que representan a monjes, monjas y mártires, y por sus bodegones. Zurbarán se ganó el apodo de Caravaggio español, debido al uso contundente y realista del claroscuro en el que destacó.

Zurbarán nació en 1598 en Fuente de Cantos, Extremadura; fue bautizado el 7 de noviembre de ese año. Sus padres fueron Luis de Zurbarán, mercero, y su esposa, Isabel Márquez. En su infancia se dedicó a imitar objetos con carboncillo. En 1614 su padre le envió a Sevilla para que fuera aprendiz durante tres años de Pedro Díaz de Villanueva, artista del que se sabe muy poco.

Hacia 1630 fue nombrado pintor de Felipe IV, y se cuenta que en una ocasión el soberano puso su mano sobre el hombro del artista, diciendo “Pintor del rey, rey de los pintores”. A partir de 1640 su estilo austero, áspero y duro fue comparado desfavorablemente con la religiosidad sentimental de Murillo y la reputación de Zurbarán decayó. A partir de finales de la década de 1630, el taller de Zurbarán produjo muchos cuadros para exportar a Sudamérica.