Wikipedia

En 1819, el pintor Francisco Goya había pasado por muchas cosas. Había sido testigo del caos de la guerra cuando Napoleón invadió España y del caos en España cuando su gobierno oscilaba entre una monarquía constitucional y una monarquía absoluta. Había enfermado de muerte varias veces, temiendo en ocasiones que se volviera loco. Una de estas enfermedades le dejó sordo. Cada vez más amargado por la humanidad, temeroso de la muerte y la locura, Goya se retiró a una villa en las afueras de Madrid llamada la Quinta del Sordo.

Wikipedia

El primer artículo sobre las Pinturas Negras de Francisco Goya (1746-1828) mostraba siete de las imágenes que pintó al óleo en las paredes de yeso de su villa Quinta del Sordo, a las afueras de la ciudad de Madrid. Este artículo muestra las siete restantes, junto con otras dos pinturas de la misma época, entre 1820-24.

Pelea con garrotes marca un cambio de tema, al de la lucha inútil e injuriosa entre dos hombres jóvenes. Esto puede referirse al creciente caos de la política y la sociedad españolas de la época.

Hombres leyendo muestra a media docena de hombres reunidos en torno a lo que parece ser un periódico o papeles más que un libro. Se ha especulado con la posibilidad de que se trate de políticos leyendo sobre sí mismos.

El retrato de Manola (La Leocadia) de Goya es la menos pesadillesca de sus Pinturas Negras, y se cree que muestra a Leocadia Weiss, su ama de llaves de treinta y dos años, que casi con toda seguridad fue su compañera durante estos últimos años de su vida. Está apoyada en una tumba, simbolizando quizá la vida junto a la próxima muerte del artista.

Pintura negra célebre

Las Pinturas negras es el nombre dado a un grupo de catorce pinturas de Francisco Goya de los últimos años de su vida, probablemente entre 1819 y 1823. Representan temas intensos e inquietantes, que reflejan tanto su miedo a la locura como su sombría visión de la humanidad. En 1819, a la edad de 72 años, Goya se trasladó a una casa de dos plantas en las afueras de Madrid, llamada Quinta del Sordo. Aunque la casa había sido bautizada con el nombre del anterior propietario, que era sordo, Goya también estaba casi sordo en ese momento como resultado de una fiebre que había sufrido cuando tenía 46 años. Los cuadros fueron pintados originalmente como murales en las paredes de la casa, y más tarde el barón Frédéric Émile d’Erlanger, su propietario, los “cortó” y los fijó en lienzos[1].

Tras las guerras napoleónicas y la agitación interna del cambiante gobierno español, Goya desarrolló una actitud amargada hacia la humanidad. Conocía de primera mano el pánico, el terror, el miedo y la histeria. Había sobrevivido a dos enfermedades casi mortales, y cada vez estaba más ansioso e impaciente por temor a una recaída. Se cree que la combinación de estos factores le llevó a producir las Pinturas Negras. Utilizando pinturas al óleo y trabajando directamente en las paredes de su comedor y sala de estar, Goya creó obras con temas oscuros e inquietantes. Las pinturas no fueron encargadas y no estaban destinadas a salir de su casa. Es probable que el artista nunca tuviera la intención de exponer las obras al público: “estos cuadros son lo más parecido a una intimidad hermética que se ha producido en la historia del arte occidental”[2].

Estilo artístico de francisco de goya

Saturno devorando a su hijo es el nombre dado a un cuadro del artista español Francisco Goya. Según la interpretación tradicional, representa el mito griego del Titán Cronos (en el título romanizado a Saturno), quien, temiendo ser derrocado por uno de sus hijos,[a] se comió a cada uno de ellos al nacer. La obra es una de las 14 Pinturas Negras que Goya pintó directamente en las paredes de su casa en algún momento entre 1819 y 1823. Fue trasladada a un lienzo tras la muerte de Goya y desde entonces se conserva en el Museo del Prado de Madrid.

En 1819, Goya compró una casa en la ribera del Manzanares, cerca de Madrid, llamada Quinta del Sordo. Era una casa de dos plantas que recibió el nombre de un ocupante anterior que había sido sordo, aunque el nombre era apropiado también para Goya, que había quedado sordo tras contraer una fiebre en 1792. Entre 1819 y 1823, cuando abandonó la casa para trasladarse a Burdeos, Goya realizó una serie de 14 obras, que pintó al óleo directamente sobre las paredes de la casa. A la edad de 73 años, y después de haber sobrevivido a dos enfermedades que amenazaban su vida, es probable que Goya estuviera preocupado por su propia mortalidad, y cada vez más amargado por las luchas civiles que ocurrían en España. Aunque al principio decoró las habitaciones de la casa con imágenes más inspiradoras, con el tiempo las pintó todas con los cuadros intensamente inquietantes que hoy se conocen como las Pinturas Negras. Estos cuadros, que no fueron encargados y que nunca se expusieron al público, reflejan su estado de ánimo cada vez más sombrío con algunas tensas escenas de malevolencia y conflicto[b].