arqueología en las islas canarias

¿Buscas una escuela de arqueología o una experiencia de trabajo de campo como parte de tu carrera universitaria? ¿O quizás eres un estudiante de secundaria que busca una introducción práctica a la arqueología? ¿Quizás simplemente anhelas una aventura internacional que contribuya a la historia del mundo? Nuestros proyectos en España, Italia y Grecia seguirán todas las recomendaciones internacionales para mantener la seguridad de nuestras tripulaciones. Todos los participantes serán informados de las medidas adicionales adoptadas por las autoridades de cada país para ayudarles a prepararse para la próxima aventura.

museo nacional y res…

Tras una devastadora erupción volcánica del monte Vesubio en el año 79 d.C., Pompeya -una antigua ciudad romana- quedó sepultada bajo la ceniza y la piedra pómez. La erupción destruyó la ciudad y mató a sus habitantes, una historia trágica pero que nos dejó un vasto yacimiento arqueológico y un tesoro romano.

El hecho de estar enterrado bajo la ceniza significa que no hay aire ni humedad, por lo que los edificios, objetos y cadáveres se han mantenido bien conservados durante miles de años. Gran parte de nuestro conocimiento de la vida cotidiana en una ciudad romana se debe a la propia existencia de Pompeya.

El gran Tutankamón debe su fama al descubrimiento de su tumba por Howard Carter y George Herbert en 1922. La KV62 (denominación egipcia de la tumba) se descubrió bastante intacta en el Valle de los Reyes.

Aunque era pequeña y parecía destinada a un particular y no a la realeza, la tumba contenía más de 2.000 piezas de valiosas antigüedades. Tutankamón sigue siendo un símbolo mundial y despierta cada día un renovado interés por el Antiguo Egipto. Fue un gran hallazgo que contribuyó en gran medida al conocimiento arqueológico.

las pinturas rupestres de altamira, españa

El castillo de Zorita se alza sobre una meseta que domina el pequeño pueblo de Zorita de los Canes. Se encuentra a orillas del río más largo de España: El Tajo. El castillo controlaba uno de los tres únicos puentes que cruzaban el río. Un poco más pequeña que un campo de fútbol internacional, la fortaleza original fue construida por los ejércitos del norte de África durante la conquista árabe y bereber de España. Para los cimientos, los constructores saquearon la piedra de las ruinas cercanas de la ciudad visigoda de Recópolis.

Durante las excavaciones de 2014 y tras descubrir y excavar tres enterramientos, se confirmó finalmente la existencia de un cementerio en el interior del castillo. Los esqueletos estaban apoyados sobre la espalda, con las piernas estiradas, los brazos cruzados sobre el pecho y orientados hacia el este. Sólo uno de los esqueletos tenía una sepultura adecuada, una tumba antropomorfa de piedra. Los tres eran hombres adultos, y sólo uno murió a una edad avanzada. Probablemente eran caballeros o clérigos de la orden de Calatrava, porque sólo estos grupos habrían sido enterrados tan cerca de la iglesia dentro de las murallas del castillo.  Desde 2016 los equipos de Zorita han estado excavando el espacio sobre el aljibe del castillo. Sobre este patio convergían todos los tejados y vertían el agua de la lluvia al aljibe. Posteriormente, el patio se transformó y se construyeron espacios domésticos, entre los que destacan los restos de un horno de pan. El aljibe se abandonó y se transformó en una bodega con un pozo en un lado. Debió ser una terrible sequía lo que obligó a los habitantes del castillo a tallar este pozo de 40 m de profundidad directamente en la roca. En 2017 se descubrieron nuevas cámaras subterráneas bajo el acceso a la iglesia.

wikipedia

Los restos que los arqueólogos han desenterrado en el norte de España no son para los débiles de corazón: Los esqueletos de hombres, mujeres y niños fueron congelados en el tiempo en los lugares exactos en los que murieron, con sus miembros esparcidos.El pueblo milenario de La Hoya no tuvo un final pacífico. Los investigadores ya sabían que una brutal masacre acabó con sus últimos habitantes; los arqueólogos llevan excavando el pueblo desde 1973.Aunque hasta ahora sólo se ha desenterrado el 15%, los nuevos hallazgos siguen ofreciendo pistas sobre cómo se produjo el ataque y quiénes fueron las víctimas.Recientemente, un equipo se propuso analizar 13 esqueletos recuperados en el lugar. Su estudio, publicado el jueves en la revista Antiquity, reveló que los restos eran de nueve adultos, dos adolescentes, un niño de 3 años y un bebé de 6 meses.

El nuevo análisis dibuja un violento panorama de la destrucción del poblado. Los exámenes de los huesos sugieren que los atacantes probablemente utilizaron armas de metal con filo, como espadas o hachas, para aniquilar a los aldeanos. A dos de las víctimas, un hombre de 30 años y una adolescente, les amputaron los brazos. El antebrazo de la chica se encontró a varios metros de su cuerpo, lo que sugiere que sobrevivió al desmembramiento lo suficiente como para alejarse de su atacante antes de perder el conocimiento o ser golpeada de nuevo.