Psicología del constructivismo

Los modelos conductistas de aprendizaje pueden ser útiles para comprender e influir en lo que hacen los alumnos, pero los profesores suelen querer saber también qué piensan los alumnos y cómo enriquecer lo que piensan. Para este objetivo de la enseñanza, algunas de las mejores ayudas provienen del constructivismo, que es una perspectiva del aprendizaje centrada en cómo los estudiantes crean (o “construyen”) activamente el conocimiento a partir de las experiencias. Como se ha comentado en el capítulo anterior, los modelos constructivistas de aprendizaje difieren en cuanto a la medida en que un alumno construye el conocimiento de forma independiente, constructivismo psicológico, en comparación con la medida en que recibe indicaciones de personas que pueden ser más expertas y que ayudan a los esfuerzos del alumno, constructivismo social.

Para muchos educadores, el contexto social del aprendizaje es fundamental. Las ideas se ponen a prueba no sólo con el profesor, sino con los compañeros, los amigos y los colegas. Además, el conocimiento se adquiere principalmente a través de procesos sociales o instituciones que se construyen socialmente: escuelas, universidades y, cada vez más en estos días, comunidades en línea. Por tanto, lo que se considera un conocimiento “valioso” también se construye socialmente.

Constructivist deutsch

El constructivismo es una epistemología, o una teoría, utilizada para explicar cómo las personas saben lo que saben. La idea básica es que la resolución de problemas está en el centro del aprendizaje, el pensamiento y el desarrollo. A medida que las personas resuelven problemas y descubren las consecuencias de sus acciones -reflexionando sobre experiencias pasadas e inmediatas- construyen su propia comprensión. El aprendizaje es, pues, un proceso activo que requiere un cambio en el alumno. Esto se consigue a través de las actividades que realiza el alumno, incluidas las consecuencias de esas actividades, y a través de la reflexión. Las personas sólo comprenden en profundidad lo que han construido.

Se ha propuesto un enfoque constructivista del aprendizaje y la instrucción como alternativa al modelo objetivista, que está implícito en todos los enfoques conductistas y en algunos cognitivos de la educación. El objetivismo considera el conocimiento como un reflejo pasivo de la realidad externa y objetiva. Esto implica un proceso de “instrucción”, que garantiza que el alumno obtenga la información correcta.

Qué es el constructivismo

El constructivismo es una importante teoría del aprendizaje que los educadores utilizan para ayudar a sus alumnos a aprender. El constructivismo se basa en la idea de que las personas construyen o elaboran activamente su propio conocimiento, y que la realidad está determinada por sus experiencias como alumno. Básicamente, los alumnos utilizan sus conocimientos previos como base y los amplían con cosas nuevas que aprenden. Así que las experiencias individuales de cada uno hacen que su aprendizaje sea único para él.

Es crucial entender el constructivismo como educador porque influye en la forma de aprender de todos los alumnos. Los profesores e instructores que entienden la teoría del aprendizaje constructivista comprenden que sus estudiantes traen sus propias experiencias únicas al aula cada día. Sus antecedentes y conocimientos previos influyen en su capacidad de aprendizaje. Los educadores son capaces de utilizar la teoría del aprendizaje constructivista para ayudar a sus alumnos a comprender sus conocimientos previos. Si eres un educador actual o aspirante a serlo, es importante que obtengas la educación y las credenciales que necesitas. Pero también es importante entender las teorías del aprendizaje y cómo influyen en ti y en tus alumnos. Esta guía le explicará más sobre la teoría del aprendizaje constructivista y cómo le ayuda a usted como profesor.

Pros y contras del constructivismo

La teoría constructivista se basa en la idea de que los alumnos son participantes activos en su viaje de aprendizaje; el conocimiento se construye a partir de las experiencias. A medida que se producen los acontecimientos, cada persona reflexiona sobre su experiencia e incorpora las nuevas ideas a sus conocimientos previos. Los alumnos desarrollan esquemas para organizar los conocimientos adquiridos. Este modelo se afianzó en las teorías del aprendizaje de Dewey, Piaget, Vygotsky, Gagne y Bruner.

La teoría del aprendizaje constructivista es vital para entender cómo aprenden los alumnos. La idea de que los alumnos construyen activamente el conocimiento es fundamental para el constructivismo. Los alumnos añaden (o construyen) sus nuevas experiencias sobre su base actual de comprensión. Como afirma Woolfolk (1993) “el aprendizaje es un trabajo mental activo, no una recepción pasiva de la enseñanza”.

Como educador, es importante entender la teoría del aprendizaje constructivista. Cada estudiante que entra en su aula tiene una perspectiva única de la vida que ha sido creada por sus experiencias únicas. Esto influirá en su aprendizaje. Si la base de la teoría constructivista establece que los estudiantes construyen nuevos conocimientos sobre lo que ya han tenido, el punto de entrada de su viaje de aprendizaje es de suma importancia. Las teorías del aprendizaje son tan valiosas como las credenciales para los educadores; es importante entender lo que afectará al viaje de aprendizaje de sus alumnos.