lágrimas de rogier van der weyden

Rogier van der Weyden fue uno de los pintores más profundos e influyentes del siglo XV. Tuvo fama internacional por el naturalismo de sus detalles y su patetismo expresivo. Creó una serie de tipos -para retratos y para temas religiosos- que se repitieron en todos los Países Bajos, la Península Ibérica e incluso Italia, hasta mediados del siglo XVI.Rogier van der Weyden fue aprendiz de Robert Campin en Tournai desde marzo de 1427 hasta agosto de 1432. Pronto igualó a su maestro e influyó en la obra de Campin. En 1435 fue nombrado pintor de la ciudad de Bruselas. En 1450 puede haber viajado a Roma. Trabajó para Felipe el Bueno, duque de Borgoña, y para príncipes extranjeros, así como para la ciudad y la iglesia.Entre sus mejores obras se encuentra un poderoso “Descendimiento de la Cruz” (Madrid, Prado), que nos ayuda a imaginar el impacto del retablo completo del que “La lectura de la Magdalena” es un fragmento. La Galería cuenta con varias de sus obras religiosas de menor tamaño. La calidad desigual de las mismas plantea la cuestión de la colaboración en el taller.

obras de arte de rogier van der weyden

Van der Weyden se cuenta entre los más grandes artistas del siglo XV. Sin embargo, no se le puede atribuir ningún cuadro con absoluta certeza. Además, no hay acuerdo sobre la cronología de sus obras. Lo más probable es que Van der Weyden tuviera muchos ayudantes en su taller de Bruselas, lo que dificulta aún más su atribución. Desde el punto de vista estilístico, estaba estrechamente vinculado a su maestro instructor, el Maestro de Flémalle (Robert Campin), pero aun así su obra tiene cualidades innovadoras que ejercieron una enorme influencia en otros pintores. Dotó a sus obras de una intensidad emocional que hace casi imposible que el espectador quede impasible. Además, desarrolló un nuevo repertorio de composiciones que reutilizó a menudo. Muchos otros pintores, también mucho después de su muerte, retomaron ese repertorio. Sus obras más influyentes son El descendimiento de la cruz (Museo del Prado, Madrid), el Retablo de Miraflores (Staatliche Museen, Berlín) y Cristo en la cruz con la Virgen y San Juan (El Escorial, Madrid).

retrato de una damapintura de rogier van der weyden

El título de una gran exposición organizada el pasado otoño para inaugurar el nuevo Museo de Lovaina (Bélgica), “Rogier van der Weyden: Maestro de las pasiones”, puede parecer incongruente para un artista tan medido, una figura decisiva de la pintura de los primeros Países Bajos. Mientras que en el arte el término pasión puede evocar el dramatismo mediterráneo de un Bernini barroco, el genio de Rogier era, en efecto, el de retratar la emoción en un estado contenido con el total autodominio de su temperamento nórdico, un don singular reconocido en él ya en vida.

El ejemplo más destacado de la apasionada habilidad pictórica de Rogier se encuentra en su gran obra maestra temprana, el Descendimiento de la Cruz, de alrededor de 1435, actualmente en el Museo del Prado de Madrid. Demasiado delicado para ser enviado al extranjero, el cuadro fue representado en Lovaina mediante un montaje de vídeo especialmente realizado. Rogier ha elegido un momento tranquilamente dramático en la conclusión de la violenta pasión de Cristo para evocar una amplia expresión de las emociones de los participantes en el drama, estimulando a su vez una respuesta afectiva en el espectador.

la descendencia del c…

Pintor flamenco (francés Rogier de le Pasture) que, con la posible excepción de Jan van Eyck, fue el artista más influyente del norte de Europa de su época. Aunque la mayor parte de su obra fue religiosa, realizó cuadros profanos (hoy perdidos) y algunos retratos sensibles.

Campin no fue la única fuente de inspiración en el arte de Rogier. Jan van Eyck, el gran pintor de Brujas, también afectó profundamente al artista en desarrollo, introduciendo la elegancia y los sutiles refinamientos visuales en los componentes más atrevidos y campinescos de cuadros tan tempranos de Rogier como San Lucas pintando a la Virgen. Aunque, como aprendiz, Rogier debió de conocer a Jan van Eyck cuando éste visitó Tournai en 1427, es más probable que fuera en Brujas, donde Rogier pudo residir entre 1432 y 1435, donde se familiarizó a fondo con el estilo de van Eyck.

Tal vez como prolongación de un viaje para instalar el Retablo del Juicio Final en la capilla de Rolin en Beaune o posiblemente para obtener una indulgencia plenaria para su hija Margarita, una de los cuatro hijos de Rogier, que había muerto ese año, el renombrado pintor visitó Roma durante el Jubileo de 1450. Fue muy bien recibido en Italia. Se registran los elogios del humanista Bartolomeo Fazio y del eminente teólogo Nicolás de Cusa; Rogier también recibió encargos de la poderosa familia Este de Ferrara y de los Medici de Florencia. Pintó un retrato de Francesco d’Este (originalmente se creía que era Leonello d’Este), y su cuadro de la Virgen con el Niño que aún se conserva en Florencia (Uffizi) lleva las armas y los santos patronos de los Medici.